30 de julio de 2017

Microcuento 109

Y el lobo enamorado
se comió a Caperucita
con los ojos